El laberinto de Tindouf

¿Qué otra cosa podíamos ser nosotros sino, dos sacos azules más de ayuda deshumanizada?



Los cristales sucios de tiempo.
Y tras ellos miente la arena de los caminos
que nos conducen perdidos por los laberintos de Tindouf.
En esta carcel de arena,
igual que nosotros,
también están presa la denuncia y la voz del pueblo que es acallado grito,
ignorado lamento de polvo y olvido.

El tiempo, tantas veces aliado del olvido,
no ha podido borrar la rica tradición de un pueblo
en constante necesidad de adaptación.

La esperanza, tan solo se vislumbra tras las rejas del destierro.
Aún así, en la quietud del desierto,
en lo árido,
en lo estéril,
vimos siempre aflorar ápices de ilusión hechos canción o sonrisa.

¿Dónde se borraron las huellas de vuelta a casa?
¿Dónde está la salida?
¿Dónde está nuestra casa?

Tan solo encontramos huellas de un destino incierto desdibujadas sobre la arena del desierto.
Los caminos mienten.
Las carreteras mienten.
La arena miente.
El tiempo miente.

Y aqui, perdido en los laberintos de Tindouf...
polvo y arena.

Capitán Chinaski & Az


Sobre esta entrada


9 pergaminos:

  1. Zeze 17 de junio de 2009, 19:21

    Hola Amigo

    Muy bueno lo video y tus palabras!!

    Un Abrazo

     
  2. Alatriste 17 de junio de 2009, 22:05

    Eres de los mejores descubrimientos que hice en este peculiar mundo. Disfruto mucho con tus creaciones. Polvo somos y en polvo nos convertiremos algún día. Un abrazo, amigo y gracias por felicitarme por mi cumpleaños. Hasta pronto.

     
  3. Belén 17 de junio de 2009, 22:57

    Me gusta las miradas de los niños... aunque no tengan de nada esas miradas tienen de todo!

    Besicos

     
  4. JoseVi 18 de junio de 2009, 18:29

    Muy profundo y muy real. Pero, aunque se oscurezca todo e incluso nuestra casa parezca difusa, no que no podemos permitir es no saber quienes somos.

    Hay momentos dificiles en la vida pero... siempre tenemos que ser los mismos. Capitaaaaaaaaaaan al abordajeeeeeeeeeeeee XD

    Saludos

     
  5. magic 21 de junio de 2009, 0:15

    Capitan ¡¡ con mis velas al viento de tus palabras, perseguidas por cientos de miradas de niños que no tienen nada y lo tienen todo, por aquí Petra es un buen ejemplo...o un mal ejemplo, según sea la mirada del que está al otro lado...
    Gracias por tus palabras, siempre¡¡¡

     
  6. Franziska 21 de junio de 2009, 18:20

    Todo miente menos el corazón cuando se manifiesta con sinceridad y sin paños calientes.

    Todo miente menos el dolor y la desesperanza de la gente.

    Todo miente menos esa sequedad del desierto que se apega al alma y la reseca.

    Y así podríamos continuar esta agotarlo un razonamiento que no acaba de razonar ni de ver con claridad por qué los miserables llegan siempre a los caminos más opresores y por qué su aliento huelo a fuego cuando es el agua fresca lo que busca.

    Me ha encantado tu poema y me ha sugerido un torrente de pensamientos que, de un modo, deshilvanado y bastante confuso, he tratado de manifestar. Perdona.

    Encuentro muy sugerente la manera que has encontrado para manifestar el horror que te produce esa situación sostenida ante la indiferencia de todos y el olvido de la ONU.

     
  7. ChAnd 21 de junio de 2009, 23:28

    Amigo, todo miente, sí, el mundo miente, la esperanza miente, las palabras mienten, los pasaportes diplomáticos mienten, los sueños mienten... y aveces dan ganas de mejor no estar para no ver, no saber, no sentir nada...

    Y Argelia, y Bangladesh y El Congo e Irak... son sólo una triste y oscura noticia en el diario de a diario... ¿En todo esto, dónde estamos nosotros? Una sombría caricatura me siento mi Capitán, haciendo aspavientos, haikus y lágrimas del todo inútiles mientras el universo se mueve y la vida se extingue de tan estúpida manera con mi complicidad.

     
  8. Angelonero 22 de junio de 2009, 23:25

    Querido Capitán: cómplices de esta prisión de arena son aquellos que apoyaron a todos los gobiernos españoles que, independientemente de su credo político (con unas fronteras ideológicas cada vez más difusas), dieron la espalda al pueblo saharaui, cómplices de poner por encima los intereses comerciales (que quizás serían mejores apoyando a la RASD que a Marruecos) sobre los de los hombres, niños y mujeres que, pese a todo, siguen manteniendo la dignidad y la memoria. Versos valientes, que nos azotan en la cara como el viento del desierto, versos solidarios, que nos despiertan la rabia y nos hacen gritar contra las mentiras. Que la Pena Negra siga combatiendo a los que trafican con el olvido: el Polisario Vencerá!.

     
  9. Clarita 23 de junio de 2009, 18:18

    Adoro esta tierra, adoro a los que en ella habitan, adoro tus palabras hacia ella...
    Me ha encantado tu entrada, tu voz y tus versos que hoy llegan a nosotros a ver si consiguen levantar del letargo a la humanidad y que no cierren los ojos ante esta realidad, ante esta gente que depende tanto de nosotros...
    Por un Sahara Libre!!

    Un besote enorme, feliz semanita