Días de otoño






Días de otoño

Yo no sé que tienen estos días de otoño
que a ti nada te gustan.
A veces, es necesaario sentar la melancolía a nuestra mesa,
darle cobijo,
mesarle los cabellos
y deslizar caricias furtivas en sus párpados.
A veces es necesario, amor, aunque tú no lo comprendas,
vestir de ocre las paredes encaladas,
descolgar los cuadros y la memoria
y hacer un balance, como collares de cuentas,
con el rancio andamieaje de nuestra historia.
Es necesario, a menudo, sacar a pasear la añoranza,
quitar el polvo a aquel album de fotografías
donde posados nuestros ojos tristes, inertes,
se detienen en ese instante azul y fugazmente feliz.
Es necesario vaciar el baúl de la abuela
y orear las lanas y esas escondidas lágrimas
que han ido almacenando ríos
de amargura contenida en las tormentas diarias.
¿No ves?... hay que dar brillo a aquel viejo espejo
para mirarnos de frente, entre las canas y la envidia
de ya no ser tersos como antes, ni galantes;
para mirarnos, de nuevo, con los ojos de aquellos niños
que soñaron alcanzar un día el paraíso de la felicidad

Sacra Leas
de "Pajaros en la memoria"


Sobre esta entrada


3 pergaminos:

  1. Sacra 2 de julio de 2008, 12:14

    Y ahora... ¿dónde me voy para estallar de alegría, para encaucar esta emoción que me ahoga?
    No hay palabras... sólo una cercanía de luz nos envuelve y estoy contenta, y soy feliz porque mis torpes versos se agigantan con vuestro trabajo y vuestro cariño.
    ¡¡Qué hermosa labor la vuestra!!
    Os quiero... siempre...

     
  2. damian 2 de julio de 2008, 23:03

    Gracias Sacra por tus palabras, ésto es motivación y ánimo infinito. Es una suerta tenerte tan cerca

     
  3. karina 5 de septiembre de 2008, 23:25

    Hallazgo gracias a la admiración que tengo por Mo!!!!!

    Me fascina tu forma de combinar palabras.

    Y el trabajo que hiciste en video.

    Me sumo a la tripulación,
    *capitán*

    Hurra.