La Pena Negra varada en la arena



A vosotros, polizones todos de esta nave nocturna que surca libre y sigilosa los mares procelosos del silencio y la imaginación:
Gracias, gracias por la acogida que recibe cada entrada colgada en ésta, nuestra cubierta, vuestra cubierta.

Los gobernantes de este navío hemos tenido a bien crear una sección nueva que llamaremos "La Pena Negra varada en la arena". En ella, pretendemos transmitir todo nuestro apoyo al desterrado pueblo saharaui que ve pasar sus días durante ya más de tres décadas a la espera del maldito y prometido referendum que abogue en su defensa y obligue a la Monarquía marroquí, junto a sus gobernantes y a los dirigentes políticos internacionales, así como empresarios y "Dueños del mundo" a abandonar los territorios ocupados del Sahara Occidental y permita a sus autóctonos habitantes regresar pacíficamente a reencontrarse con sus raíces.

Pero mucho habrá para hablar y mostrar en esta sección de arena en la que después de nuestro regreso de Tinduf os haremos llegar a modo de entradas poéticas, visuales y sonoras.

Para inagurar esta nueva etapa del blog del Capitán Chinaski, hemos rescatado un texto que se publicó anteriormente acompañado de unas fotografías de nuestro viaje a los campos de refugiados.
En ésta ocasión, el grumete Az, ha trabajado con las imágenes de nuestra humilde cámara de video para ofreceros una postal fiel de lo que allí encontramos.

Que el viento os sea propicio.

Capitán Chinaski.



Sobre esta entrada


26 pergaminos:

  1. Someone exactly like you. 6 de marzo de 2009, 19:35

    Tus letras se merecen que cada vez seamos mas por aquí :)

    :*

     
  2. Mercedes 6 de marzo de 2009, 20:01

    Felicidades a capitán y grumete por un trabajo tan sensible y tan contundente al mismo tiempo!

     
  3. Franziska 6 de marzo de 2009, 20:53

    Acabo de escuchar "Agónico silencio". He disfrutado de todo el ambiente del mundo de la mar en los tiempos antiguos cuando no existía la radio y los hombres se enfrentaban con sus medios y la soledad por compañera. Me impresiona lo bien que consigues trasladarnos con tu voz a esos tiempos heroicos de la mar.

    Saludos cordiales.

     
  4. Franziska 6 de marzo de 2009, 21:02

    Perdona que te deje este comentario aquí pero me parece que me he despistado.

    "También he escuchado todo el tema que le dedicas a la denuncia de la situación del Sahara. Mi hija Sandra estuvo hace cuatro o cinco años -no lo recuerdo con exactitud- haciendo fotos para un reportaje.

    Lo tienen muy díficil porque de nada vale que aquellos que querríamos ayudarles no tengamos ningún poder para cambiar su situación; y los que tienen poder, no hacen nada para ayudarles.

    Perdona mi pesimismo. Todos los veranos se alojan en Alcalá de Henares niños sahajaguis con familias que los acogen. Se trata de darles unas vacaciones y la visión de una vida que les sorprende. Eso es todo. No es mucho y hasta puede tener aspectos negativos.

     
  5. MARISA 6 de marzo de 2009, 21:48

    interesante..renovarse o morir..

     
  6. DRIADA 7 de marzo de 2009, 9:02

    Las imagenes que has preparado me han traido a mi memoria momentos vividos ya hace muchos años, no por eso olvidados. Con mucha tristeza y casi sin fuerza siento en lo más profundo de mi ser como se aniquila un pueblo y su historia , su cultura su vida. Contra más poder tienen más padece el pueblo.
    Cierto , estamos varados en la arena capitán. ¡ojala tu pudieras sacarnos de aquí! pero tu no puedes y yo tampoco.
    Me acurruco a tu lado

     
  7. DianNa_ 7 de marzo de 2009, 10:52

    Tienes mi apoyo total con la causa. Me parece una gran idea.

    Besos, Capitán solidario.

     
  8. Alatriste 7 de marzo de 2009, 13:13

    Me adhiero a la causa como nuestra amiga común Dianna. De grumete o de lo que haga falta, puedes contar conmigo. Te enlazo para poder navegar junto a ti, siempre con vientos propicios, siempre bajo la luna. Un abrazo enorme, poeta.

     
  9. Yopopolin 7 de marzo de 2009, 13:19

    mi solidaridad con el pueblo saharaui... gran idea amigo, y gran viaje!

    salu2

     
  10. Belén 7 de marzo de 2009, 14:21

    Encima solidarios... cada vez me encuentro mas a gusto en este barco, capitán...

    Besicos

     
  11. etaxys 8 de marzo de 2009, 12:48

    Hermoso vídeo amigo,suerte en la arena,tengo hermosos recuerdos de Larache,Tetuan,Casablanca,etc...que difícil es arreglar lo que se hizo mal en su día.Que el viento del desierto te acompañe

     
  12. belita 8 de marzo de 2009, 20:51

    Felicidades por este hermoso proyecto y os agradeceria me mantengais informada sobre el mismo. No es demasiado lo que podemos hacer por ellos pero es algo más que permanecer ciegos ante lo que sucede imaginando todo es maravilloso en las tierras de Hassan.

     
  13. NEFERTARY 8 de marzo de 2009, 21:45

    Bonitas palabras.

    Hace pocos años también estuvo una amiga mía, a parte de transmitirme la injusticia politica, social y humana, más la pobreza en la que viven. También me transmitió la gentileza de la gente, su gratitud y su alegría a pesar de estar acotada por ser refugiados.

    Insisto, bonitas palabras..
    lo de la rosa del desierto me ha conmovido por su sutileza..

    Un guiño.

     
  14. JoseVi 8 de marzo de 2009, 22:33

    Me ha impactado el texto, pero el video... No se que decir, evidentemente es algo que no esta en sus manos y la posibilidad de ser desterrados... tal vez lo tengan que sufrir. Nunca he vivido nada asi, ni desearia vivirlo, pero espero, que pase lo que pase se adapten a todo. Se puede presionar a una persona, prohibirle cosas, desterrarla, pero lo importante es sobrevivir y renacer, es lo unico que les puedo desear.

    Un abrazo :)

     
  15. magic 8 de marzo de 2009, 22:39

    La primera vez que pasé por tu casa, el nombre fue como un iman para mí, pena negra, y aquí me tienes navegando en tus letras desde entonces, pena negra del oprimido, del que lucha por su identidad, del pueblo masacrado, pena negra de hombres, niños y mujeres condenados a vivir desterrados... claro que estoy contigo ¡¡ cómo no acompañarte en la travesía soldaria.
    Capitán, que los vientos sean propicios, siempre

     
  16. RAÚL 9 de marzo de 2009, 10:06

    te está quedando un bazar de lo más completito, y de lo más interesante. el vídeo es una maravilla. AVANTI!

     
  17. Manuel 9 de marzo de 2009, 10:14

    "Yo viví en la dulce y perpetua espera del azar. Comprendí que la sed de disfrutar que nace en cada momento de voluptuosidad, se anticipa al gozo, de la misma manera como existen respuestas listas para cualquier pregunta. Fui feliz cuando las fuentes de agua me revelaron que tenía sed, y cuando estando en pleno desierto (donde la sed no se puede saciar), preferí, a pesar de todo, la fuerza febril que me inspiraba el furor del sol. Ciertas noches hallé oasis maravillosos que el deseo acumulado durante todo el día hacían más frescos aún. En la extensión de arena golpeada por el sol y como adormecida por un gran sueño - el calor era tal que vibraba en el aire - sentí el pulso de la vida, una vida que no podía dormir, que se desvanecía de tanto temblar en el horizonte, y que estaba henchida de amor a mis pies. Lo único que buscaba día a día, minuto a minuto, era hallar la manera más pura de penetrar la naturaleza. Había recibido un don, preciado, el de no poner mayor freno a mi ser. Recordar el pasado influyó en mí sólo para dar unidad a mi vida: era como el hilo de Teseo que lo unía a su antiguo amor pero que no le impedía atravesar los paisajes más desconocidos, aunque al final, el hilo terminara por romperse. Qué increíbles involuciones! Por las mañanas, yo saboreaba en mis caminatas la presencia de una nueva existencia, el nacimiento de mi percepción. "Oh! poeta, exclamaba, tú tienes la facultad del descubrimiento perpetuo". Estaba totalmente receptivo. Mi alma era un albergue acogedor en el cruce de los caminos y recibía todo lo que se dejara captar. Me dejé buenamente convertir en un ser dócil, capaz de escuchar, al punto de no pensar en lo absoluto en mí mismo, de comprender todas las emociones que se presentaban delante de mí. Logré aplacar todo impulso de reacción hasta ya no considerar nada como algo malo y no tener que protestar por una nimiedad. Me di pronto cuenta además, que en mi apreciación de lo bello había también espacio para la fealdad".
    (André Gide, "Los alimentos terrestres").

     
  18. Cris 9 de marzo de 2009, 15:02

    Gracias por hacernos llegar estas cosas, y felicidades por vuestro trabajo.

    Besos.

     
  19. el_Vania 9 de marzo de 2009, 21:56

    En mi caso no serán necesarios tambores que dicten con el ritmo las brazadas a remar.
    Preparemos una buena cena, dispongamos de bebida y dulces frutas para gozar de un festín antes de la singular singladura que se presenta ante nuestros ojos...
    Porque las nuevas etapas son bitácoras en blanco, que merecen todo tipo de borrones y gloriosas páginas.
    Salud/OS!

     
  20. Capitana 10 de marzo de 2009, 0:27

    Un poema precioso, te hace recordar las calamidades que allí ocurren y uno se regunta, ¿qué hacer?... si los humanos no nos esclavizásemos entre nosotros, creo que dejaríamos de llamarnos humanidad, estamos ligados a la palabra "maldad".

     
  21. Iraunsugue_Eternia 10 de marzo de 2009, 12:03

    Capitán esta vez si que si, sin palabras y con el corazón sangrando. ¿Y este video poemario?, ¿dónde va a quedar? ¿aquí solo aquí? Porque se merece un gran espacio donde robe el alma y se le atraganten hasta los dientes en hiel a muchos, para que abran los ojos, para que respiren otros.

    Un abrazo en silencio.

     
  22. Clarita 12 de marzo de 2009, 8:40

    Quiero darte las gracias por haber pasado por mi casita y haberme dado la oportunidad de conocer tu blog.
    Me has dejado sin palabras!
    Son ya muchos años los que llevo en la plataforma "Vacaciones en Paz", he visitado Tinduf y en Auserd que es el campamento de donde es mi familia, son doce miembros, mis hermanitos, el menor tiene 3 añitos y el mayor ya está en el ejército y es que el frente los reclama cada vez más jóvenes, adoro a mi gente del Sahara.
    He comprobado la hospitalidad de este pueblo abandonado por los intereses políticos y la pasividad de quienes verdaderamente pueden hacer algo. Te ofrecían los mejores manjares que podían adquirir, camello, leche de cabra...
    ¡Si supierais con qué poquito de ayuda pueden subsistir!
    Esto no se puede quedar así, ya son 31 años de ocupacion y 15 de ellos esperando el referéndum donde se proclame el Sahara Libre.
    Desde aquí mi apoyo aférrimo y te doy mil gracias por recordar a este pueblo, que no caiga en el olvido y que sea todo el mundo conocedor de que existe cerca nuestra un campo de concentración y que nosotros tuvimos mucho que ver en que su situación actual sea la que es!

    Un besazo capitán y un placer!!

     
  23. mertxy 14 de marzo de 2009, 4:50

    Excelente capitán, he venido a traer mi aguas a este desierto, he llegado con vientos de arena y me marcho con más sal...
    mil besitos de agua
    merchy

     
  24. Utopía 14 de marzo de 2009, 16:59

    Pasar por la cubierta de este barco nunca deja de sorprenderme. Son tus ideas, tus poemas, tus letras, tu amabilidad, las que hacen que sigamos visitandote.
    Es una idea magnífica, tienes mi apoyo. Siempre estoy por aquí, no lo olvides^^.

    Mil besos para ti y para Az

     
  25. silente 15 de marzo de 2009, 2:58

    El periodista Vicente Romero
    dice, con mucha razón, que para hablar de ciertas cosas nos falta lo que tienen los que no tienen nada. Pero su oficio también le dió las herramientas para escribir así de bien, y poder contarlo al mundo. Así pues, me ofrezco como tripulante en las dunas de la Pena Negra. Si quieres, puedo ser ese faro, cíclope acechando naufragios.

    P.D. No me pido días libres y trabajo a destajo...

     
  26. Sacra 15 de marzo de 2009, 19:31

    Yo también quiero apuntarme a la inhóspita travesía de estáticos abrazos.
    Me ofrezco como pinche de cocina, no se me da mal rebozar algunas sílabas, sofreir ciertos filetes de ternura o poner en adobo algunos díscolos besos que nadie recoge.
    Sé que puedo ayudar a alimentar el alma de este mundo tan insolidario.
    P.D. Yo tampoco pido días libres.